La Historia ......de hoy

La Comunidad de monjas que actualmente habita el monasterio, pertenece a la Orden Cisterciense, fundada a finales del S. XI. Esta comunidad posee un origen casi tan antiguo como la orden (O.C.S.O.), ya que fue fundada probablemente en el S. XII en la "villa de Olmedo" (Valladolid), donde ha residido hasta mediados del presente siglo. Posteriormente vivió unos años en Ampudia (Palencia), llegando finalmente a Vico en 1977.

 

La vida de las monjas cistercienses es esencialmente Contemplativa. No ejercen un trabajo apostólico externo, no están en el mundo, pero no son ajenas a él: a través de la oración, el trabajo manual, el silencio y la austeridad de vida, "actualizan la obra de intercesión de Cristo, presentando ante el Padre a todos los hombres con sus angustias y esperanzas, sus tristezas y alegrías".

 

En el Monasterio, "escuela del servicio divino", la jornada transcurre de un modo equilibrado entre la oración y el trabajo:. La "celebración diaria de la alabanza a Dios (Oficio Divino) y la meditación de la Palabra (Lectio divina)" constituyen la dimensión oracional. La Eucaristía se constituye en centro y cumbre de toda la jornada. Así mismo, el trabajo, fundamentalmente manual (decoración de porcelana y repostería) articulan la dimensión laboral, con el que las monjas, siguendo el precepto de San Benito, se ganan el sustento diario y ayudan a los necesitados.

 

Concluye la jornada con la Salve gregoriana, costumbre ancestral en el Císter, que inicia "el gran silencio", y el descanso.