Nuestro obrador

 

ElaElaboramos nuestros dulces en un moderno obrador que uniendo los avances de la técnica con la fidelidad a las recetas recibidas de nuestras mayores dan como resultados unas finas y exquisitas pastas.

 

Variedad, olor y sabor se sintetizan en un producto que ha sido elaborado por las monjas desde hace décadas de años.

 

Especial recetario nos deja Santa Hildegarda. Un ejemplo de su saber y de su ciencia lo tenemos en sus recetas. Sirva esta como ejemplo.

 

Galletas de la alegría e inteligencia

 

Dice el texto original de Santa Hildegarda de Bingen:

“Que la persona pulverice nuez moscada y el mismo peso de canela y algo menos de clavo. Prepare tortitas con ese polvo, flor de harina de espelta y un poco de agua y cómalas a menudo y le ahogarán toda la amargura del corazón y de su espíritu y le abrirán sus embotados sentidos, le alegrarán el espíritu y le disminuirán todos sus humores nocivos”.

Santa Hildegarda de Bingen

Ingredientes:

  •    22 gr de nuez moscada molida en polvo.22 gr de canela molida en polvo.
  •    22 gr de canela molida en polvo.
  •      5 gr de clavo molido en polvo.
  •     750 gr de harina de espelta (toda blanca o mejor, 500 gr blanca y 250 gr integral)
  •     200 gr de azúcar de caña.
  •     200 gr de mantequilla.
  •     200 gr de almendras molidas.
  •     1 pizca de sal.
  •     2 huevos (solo las yemas)

Preparación:

 

Se mezclan primero las especias con la harina en seco y luego se derrite la mantequilla, sin calentarla demasiado, y se mezcla con el azúcar y los huevos. Se mezcla todo y se amasa añadiendo un poco de agua (la que admita), para que la masa ya no se pegue a las manos.

Se extiende con el rodillo muy fina (3 mm), y se hacen galletitas con un molde como las de navidad. Con estos ingredientes salen unas 130-140 galletas (si os salen menos, es que las hacéis más grandes y entonces en lugar de 3 al día para los niños y 5 para un adulto, os reguláis según el tamaño que os haya salido).

 

Se colocan sobre papel de horno en una bandeja metálica y se hornean a 180º unos 10-15 minutos hasta que se doren.

excelente y deberían tenerse siempre a mano en la despensa.