..........................Jesús se volvió y, al ver que le seguían, les preguntó:

 

 

–¿Qué estáis buscando?

 

Ellos dijeron:

–Maestro, ¿dónde vives?

 

Jesús les contestó:

–Venid a verlo.

 

Fueron, pues, y vieron dónde vivía; y pasaron con él el resto del día, porque ya eran como las cuatro de la tarde.

Uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús, era Andrés, hermano de Simón Pedro. Lo primero que hizo Andrés fue buscar a su hermano Simón. Le dijo:

 

–Hemos encontrado al Mesías (que significa: Cristo).

 

Luego Andrés llevó a Simón a donde estaba Jesús, y cuando Jesús le vio, dijo:

 

–Tú eres Simón, hijo de Juan, pero serás llamado Cefas (que significa: Pedro).

 

 

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

 

Oh Padre de bondad :

 

Nuestros Santos Padres Fundadores,

al fundar el « Nuevo Monasterio »

se propusieron seguir en el desierto a Cristo pobre.

 

Por eso buscaron vivir el Evangelio

siguiendo la Regla de San Benito en toda su pureza.

 

Y Tú diste a Bernardo de Fontaine

el don de hacer interesante y atrayente esta nueva forma de vida

con la alegría del Espíritu Santo.

 

Concédenos hoy vivirla intensamente -a imitación suya-

con espíritu de paz, de unidad, de humildad

y, sobre todo, de caridad que supera todo don.

 

Que haya de nuevo hombres y mujeres de nuestro tiempo

que se sientan llamados a la vida monástica siguiendo el Evangelio,

al servicio de la misión de la Iglesia en un mundo que te olvida.

 

Acuérdate, Señor, de Cîteaux a donde llegó Bernardo con sus compañeros :

 

Que los hermanos que viven en este lugar

se sientan llevados por el impulso fundador y generoso de los orígenes.

 

Acuérdate, Señor, de cuantos viven el carisma cisterciense, mujeres y hombres.

 

Acuérdate, Señor, de todas nuestras comunidades

extendidas por el mundo,

de las que envejecen y de las que están surgiendo:

Para que no pierdan el valor en el mar de las pruebas,

impúlsales a dirigirse a Aquella

a la que San Bernardo nos pidió mirar e invocar como a Estrella del mar, María.

 

Padre Santo, hemos recibido tanto de ti :

danos tu bendición para que las comunidades crezcamos en número

y, sobre todo, en sabiduría y gracia para tu gloria.

 

Te lo pedimos por nuestro Señor Jesucristo tu Hijo,

que es Dios y vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo

por los siglos de los siglos.

Amén.


Fueron, vieron y se quedaron

Descarga
Imprime el documento y trabájalo durante el día.
ORACIÓN POR LAS VOCACIONES.doc
Documento Microsoft Word 24.0 KB