Monja Cisterciense, es decir sencillez, silencio, oración y trabajo.

Es compartir con las hermanas la aventura de vivir en comunidad siguiendo a Cristo pobre.

Es acoger con alegría a quien se acerca a nuestro monasterio.